Olatz + Aitor: Destination Wedding Maldivas

Cuando Olatz acudió a mi en busca de su vestido perfecto y me contó la boda que estaban preparando, no pude más que soñar con el paraíso. Tenía delante de mi la que iba a ser una auténtica “Destination Wedding” y esta vez el destino iba a ser Maldivas. Un sueño.

En este post os voy a enseñar las maravillosas fotos de aquel día y los detalles que hicieron que tanto para Olatz como para Aitor ese día fuera realmente especial.

La ceremonia se realizó en Vilamendhoo (isla-hotel de Maldivas) y los novios llevaron todo preparado desde España: el diseño de la boda, el altar, la mesa de decoración, los cubiertos,… ya que allí no había nada. Normalmente, las bodas allí las realizan por la mañana pero ellos quisieron que la ceremonia fuera durante la tarde para celebrar la boda con una cena romántica en la playa.

A las 16h dieron el pistoletazo de salida con los preparativos de los novios. La tradición allí es que ambos novios se preparen juntos. Sin embargo, Olatz y Aitor quisieron respetar un poco nuestras tradiciones y cada uno se preparó por separado. Olatz disfrutó de una sesión de SPA, con maquillaje y peluquería y mientras, Aitor aprovechó la habitación para prepararse.

Y llegó el momento. Cuando Olatz salió de la habitación con unos “Drummers” y una “Flower Girl” que le iba lanzando flores mientras caminaba al ritmo de los tambores, Aitor la esperaba en la pasarela.  Ambos se reunieron y juntos de la mano caminaron hasta la playa donde les esperaba un precioso altar.

Para celebrar su enlace, los novios brindaron con cocos y quisieron respetar una costumbre preciosa de allí. Se fueron los dos a dar una vuelta en un velero alrededor de la isla, cuya bandera ponía “Just Married”. Al llegar de nuevo a la playa realizaron la sesión de fotos de pareja aprovechando el atardecer.

Después, tal y como he adelantado, disfrutaron de una romántica cena en la playa, con una mesa llena de velas en forma de corazón. Al terminar, cuando fueron a la habitación, se encontraron con un jacuzzi decorado con muchas flores y velas. Un final de ensueño para una boda en el paraíso.

Como detalles, me encantó la idea que tuvo la novia de llevar bordado por dentro del vestido un corazón azul de un pañuelo de su padre. Un detalle que me parece increíblemente bonito. Además, la novia lució unos pendientes regalo de su abuela por su graduación y una corona que se hizo ella misma gracias a las clases que había realizado en Endanena. Las alianzas las hicieron fundiendo los anillos de los abuelos de Olatz.

La decoración corrió a cargo de Olatz y de las flores se encargó el hotel. El novio Aitor, llevó un traje del Corte Inglés.

Y esta ha sido una auténtica “Destination Wedding” en la que tuve el placer de estar de manera indirecta. Gracias por tu confianza y por todo.

Espero que os haya gustado mucho el post con estas maravillosas fotos y esta boda tan original y romántica. Os mando un abrazo muy fuerte.

¡Hasta la semana que viene!

1 Comment

  • Nora Hernández Carbonell

    11 febrero, 2017 at 14:21

    Es la boda más bonita que he visto en mi vida! Solo dan ganas de llorar por el amor que desprenden ellos y todos los detalles! Serán felices toda la vida!

Write a Comment